Cómo correr y no odiar tu vida al mismo tiempo

1

Para aprender a correr, primero hay que aprender a caminar. Literalmente. Esa es la regla número uno. Este tipo de ejercicio trae muchísimos beneficios a nuestro cuerpo. Para empezar, correr utiliza todos los grupos musculares en el cuerpo, lo cual quiere decir que es bastante bueno para quemar calorías (¡baja de peso!) y además es esencial para la salud del corazón. ¿Cuál es el plus? Hacerlo tiene un efecto terapéutico en la personas, te ayuda a liberar estrés y sentimientos negativos.

Ahora, sabemos que no es para todos, pero podría serlo. Sólo tienes que saber por dónde empezar y qué es lo que necesitas para hacerlo, lo cual realmente no es mucho.

Publicidad

¿Qué equipo se requiere para correr?
No más que tu cuerpo, ropa en la cual puedas sudar sin problemas y unos tenis adecuados que sean ligeros, estables y cómodos. Los especialistas en las tiendas de pueden recomendar el ideal para ti. Invertir en ellos vale la pena.

Nunca he corrido antes, ¿cómo comienzo sin que sea demasiado pesado para mí?
Dos minutos de caminado rápido + un minuto de trotar/correr de 5 a 15 veces, 3 días a la semana, así podrás ir midiendo cómo te sientes. Eventualmente podrás aumentar la velocidad y tiempo. Te dejamos aquí una guía, cortesía de PopSugar, que te ayudará a lograr tu objetivo de manera muy fácil y visual:

Popsugar

¿Existe alguna posición correcta para correr?
Claro. Es más, tienes que usarla para evitar lesiones. La forma adecuada de mover tu cuerpo es la siguiente: pasos cortos, el pie debe tocar de talón a puntas, torso controlado, hombros relajados y brazos que se muevan con tus piernas en un ángulo de 90 grados para impulsarte mejor.

¿Cómo le hago para evitar que me duelan los músculos?
Al comienzo, es casi inevitable, porque tu cuerpo no está acostumbrado al movimiento. Te recomendamos usar un rodillo de espuma para darte un ligero masaje después de hacerlo y estirar. También, procura correr un día sí y un día no para poder recuperarte.

Okay, sigue sin gustarme. ¿Ahora qué hago?
¡Invita a una amigo a correr contigo o haz una playlist especial para el momento! Esto ayudará a que sea más ameno y el tiempo pase más rápido. Si de plano no te encanta, tal vez sea hora de buscar alguna alternativa que te proporcione ejercicio cardiovascular y sí te guste. Recuerda que disfrutarlo es la parte más importante.

Publicidad