Las albercas más espectaculares dentro de paisajes naturales

1064

Como oasis en medio del desierto, las albercas tienen siempre un efecto profundo en nuestro cuerpo y mente, pero existen algunas que logran ir más allá, alcanzando una profunda conexión con la naturaleza a través de un diseño moderno e inteligente inmerso en el paisaje local.

Así, hay albercas que envolviéndose en el contexto que las rodea, se vuelven parte de este, sobresaliendo lo necesario para crear postales surrealistas y generar experiencias espectaculares.

Casa No Tempo, Portugal

Publicidad

Construido en 2014, Casa No Tempo es un proyecto de intervención en la naturaleza que busca liberar a la tierra de las pesadas construcciones tradicionales para, así, resaltar la belleza del territorio rural. La alberca, ubicada en medio del silencioso campo, tiene un diseño limpio, con acabados imperfectos y una orilla que asemeja el rompimiento de las olas en la playa.

Alila Ubud, Bali

El resort Alila Ubud tiene un diseño contemporáneo que busca no imponerse sobre el paisaje, sino cohabitar con él. La alberca volada es un espacio de tranquilidad, silencio y relajación sobre la cima del valle Ayung River.

Four Seasons Tented Camp Golden Triangle, Tailandia

Ubicada en la región del triángulo dorado, la alberca privada del hotel está completamente inmersa en la jungla de bamboo que rodea al recinto. Tanto, que se ha vuelto parte del hábitat y es común encontrar animales merodeando en los alrededores. Con la madera y piedra como materiales predominantes, el complejo busca fusionarse en la postal natural.

Carpa Olivera, Mazatlán

En 2015, el estudio Colectivo Urbano presentó la renovación de la Carpa Olivera, destruida por un huracán en los 1950s. Bajo la filosofía de la conexión con la naturaleza, la estrella del diseño es un espiral de concreto que invita a las personas a jugar e interactuar con el paisaje.

Amangiri, Arizona

La alberca del Amangiri está construida alrededor de la falda de un valle rocoso en medio del desierto de Arizona, cerca del Gran Cañón. La forma irregular de la alberca y la construcción del hotel en el espacio restante reflejan el respeto del hombre a la naturaleza y la eterna búsqueda del hózhó, que significa belleza, armonía, balance y salud en idioma navajo.

The Brando, Polinesia Francesa

En la isla de Tetiaroa, The Brando es un complejo de 35 villas privadas decoradas con materiales locales y colores terrestres. La alberca principal logra cohabitar con la naturaleza, compartiendo a los huéspedes las mejores vistas de la costa.

Hanging Gardens, Bali

Ubicados en la cima de una colina, cada cuarto del hotel tiene su propia alberca infinita con vistas panorámicas sobre el bosque que los rodea. Si la experiencia durante el día no resulta lo suficientemente espectacular, los huéspedes pueden disfrutar de una cena gourmet servida en un tradicional bote balines en el centro de la alberca, iluminada solo por velas flotantes.

The Cambrian Hotel, Alpes Suizos

En medio de un valle entre los Alpes Suizos, la intervención de la alberca volada de The Cambrian podría pasar desapercibida si no fuera por el reflejo de los Alpes en sus cristalinas aguas. Esta está siempre aclimatada para poder disfrutar de las vistas en cualquier momento del año.

Publicidad