Ex modelo y mejor amiga de Ivanka Trump: la nueva directora de comunicación de la Casa Blanca

1090

Tener como Directora de Comunicaciones de la Casa Blanca a una joven de 28 años sin experiencia política quizá habría acaparado los titulares de la prensa en otra administración, pero debido al impactante número de “breaking news” que genera Donald Trump, Hope Hicks ha pasado un tanto inadvertida en ese escenario telenovelesco en el que se ha convertido la presidencia de Estados Unidos.
Hope fue nombrada este 12 de septiembre como la Directora de Comunicaciones, luego de haber ocupado el cargo como interina tras el brevísimo paso de Anthony Scaramucci en este puesto, quien duró literalmente unos días. Según la Casa Blanca.

Nacida en Greenwich, un pueblo ubicado en Connecticut, Hope se graduó en Literatura Inglesa de la Southern Methodist University y proviene de una familia con experiencia en las relaciones públicas, ya que sus dos abuelos trabajaron en este medio y su padre, Paul Hicks, fue el vicepresidente ejecutivo de comunicaciones y relaciones públicas de la NFL.

Foto: Getty
Publicidad

El vínculo de Hope con la familia Trump se dio por medio de Ivanka. En 2012, la empresa Trump se convirtió en cliente de Hiltzik Strategies, la agencia de relaciones públicas en la que trabajaba Hope. Por eso desarrolló un buen lazo laboral y de amistad con la hija del magnate. Tan sólo dos años después, en 2014, fue contratada para trabajar en la empresa de ropa de Ivanka —incluso llegó a figurar como modelo, ya que en su adolescencia modeló para Ralph Lauren— y después dio el salto como directora de comunicación de The Trump Organization-.

Foto: Getty

Según reportó Bussines Insider, Donald Trump le pidió a Hopes en enero de 2015 que se uniera a su campaña, subrayando que siendo el un “outsider” de la política necesitaba a consejeros que también lo fueran. El mismo medio publicó que aunque los periodistas que cubren la fuente de presidencia la describen como amable, también se quejaron durante la campaña electoral que no atendía las necesidades editoriales de la prensa y restringía mucho el acceso a Trump.

Sorprendió que pese a su corta edad y experiencia, su salario —según se reveló en junio— es del tope salarial de los funcionarios: 179 mil 700 dólares anuales.

A diferencia de su jefe Trump, que tiene incontinencia digital, ella es bastante mesurada en las redes sociales y no tiene cuenta de Twitter y su Instagram es privado.

Publicidad