El homenaje a Burberry que no notaste durante el Apple Keynote

668

Quizá sean las películas o los pocos personajes públicos los que definen nuestra percepción sobre los trabajadores dentro de empresas como Apple, pionera en cuestiones tecnológicas, así como su código de vestimenta: jeans y playeras de cuello de tortuga, muy a la Steve Jobs. Sin embargo, esto es un error.

Ayer, durante la presentación del nuevo iPhone, la tercera generación del Apple Watch y lo nuevo de Apple TV, se rompió este aburrido ‘tabú’ gracias al vicepresidente senior de ventas de Apple, Angela Ahrendts, quien convirtió el evento en un tributo a la moda con una prenda que nos hizo suspirar.

Getty Images
Publicidad

¿De qué se trató? De un increíble trench coat rosa de encaje y macramé firmada –por supuesto– por Burberry, acompañado de unos pantalones negros y una playera blanca, que acaparó las miradas y causó conmoción en redes con diversas reacciones como:

La emoción del público cuando apareció Ahrendts con un estilo impecable y elegante, se debe también a que esta presentación fue la primera aparición en un Apple keynote de Angela desde que entró a la empresa en 2014 ocupando un puesto importante en un mundo, especialmente en Apple, liderado por hombres.

Pero, ¿de dónde salió esta mujer y su perfecto sentido de la moda? Resulta que Angela domina el tema, pues antes de incorporarse al mundo de la tecnología, desarrolló una larga carrera dentro de la industria de la moda al incorporarse como directora general de Burberry: “Todos en el mundo deberían tener un abrigo y debería haber un abrigo para todos en el mundo”.

Getty Images

Ahrendts estuvo en uno de los eventos más importantes del año -que coincidió con la semana de la moda en Nueva York– para lucir sensacional, sí, y para hablar del futuro de la compañía en cuanto el rediseño de las tiendas más populares de Apple y su evolución de stores a town halls.

Con la presencia de Angela, aseguramos momentos y lecciones inolvidables de estilo; sin embargo, es un hecho que a los seguidores de ambas industrias nos gustaría ver más mujeres en el escenario y, por qué no, hombres con un poco más de estilo.

Publicidad